Las lágrimas se producen constantemente y son necesarias para lubricar el ojo, pero si se producen en exceso, o el sistema de drenaje de las mismas se estrecha o se cierra, puede haber un lagrimeo constante que provocará molestias, infecciones de repetición e incluso visión borrosa. Para averiguar la causa del lagrimeo es necesario hacer una exploración oftalmológica sencilla pero completa. Una vez establecida la causa, el oftalmólogo indicará cual es el mejor tratamiento, a veces se tratará con colirios, otras veces pueden estar indicadas cirugías sobre la vía lagrimal.

Después de esta cirugía es normal que aparezca un hematoma y edema alrededor de los ojos, el tamaño del hematoma depende de varios factores, a veces es mínimo y puede marcharse en pocos días, pero en ocasiones puede ser muy aparatoso y persistir varias semanas, especialmente si se operan los párpados superiores e inferiores al mismo tiempo, en cualquier caso y aunque esto suele preocupar bastante a los pacientes, nunca es algo grave ni afectará al resultado de la cirugía. Aparte de esto, durante los primeros días habrá algunas molestias leves, no suele existir dolor importante, y salvo ejercicio físico o esfuerzos importantes se puede hacer vida prácticamente normal.

Depende mucho del tipo de trabajo que se realice, ya que sobretodo se debe al hematoma e inflamación periocular. En trabajos de cara al público o si por cualquier motivo no se quiere que se aprecie que se ha realizado una cirugía pueden requerirse hasta 2 o 3 semanas, pero si este motivo no existe, después de un par de días puede realizarse una vida prácticamente normal incluyendo la laboral.

Los tumores palpebrales son muy frecuentes y aparecen en personas de cualquier edad, aunque los más frecuentes son benignos, dada la localización pueden ocasionar síntomas como picor o sensación de tener algo dentro del ojo. Tampoco hay que olvidar que los párpados son una de las zonas del cuerpo en las que con más frecuencia pueden aparecer tumores malignos (cáncer de piel). Por todo esto, si se observa la aparición de alguna de estas lesiones es conveniente acudir a un oftalmólogo, que determinará si es necesario realizar alguna otra prueba o tratamiento.

Este tipo de síntomas suelen ocurrir frecuentemente en casos de ojo seco y blefaritis. Normalmente no es algo grave pero si las molestias llegan a ser casi constantes pueden afectar a las actividades diarias de los pacientes, especialmente los que trabajan con ordenadores, conduciendo, etc. Mediante una exploración oftalmológica podrá establecerse el diagnóstico y realizar el tratamiento más adecuado en cada caso. Generalmente se indicará tratamiento con lubricación ocular e higiene palpebral, así como establecer buenas pautas de descanso visual.

Pulsa en las preguntas para descubrir las respuestas en los desplegables.

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

I am promo text. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

EMPIEZA A ESCRIBIR Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR