orbitopatia-tiroidea-con-etiquetas

Lo que debes saber si padeces una oftalmopatía tiroidea

¿Con qué nombres se conoce esta enfermedad?

  • Podemos encontrar diferentes nombres que se refieren a la misma enfermedad, como oftalmopatía tiroidea, orbitopatía tiroidea, orbitopatía de Graves, oftalmopatía asociada al tiroides

 

¿Por qué se produce esta enfermedad?

  • La orbitopatía tiroidea es una inflamación de las órbitas oculares que aparece en pacientes con enfermedades del tiroides, su causa es desconocida, no obstante, en los últimos años ha habido muchos avances en investigación, y hoy en día conocemos muchas moléculas, factores genéticos y ambientales que se relacionan con ella. Estas investigaciones son muy importantes para el desarrollo de nuevos tratamientos que permitan controlar o curar la enfermedad.

 

¿Qué síntomas y signos provoca la orbitopatía de Graves?

  • Esta enfermedad tiene dos fases, la primera dura de 12 a 24 meses aunque puede variar, cursa con una inflamación que afecta a las órbitas oculares, los principales síntomas son por tanto el dolor de ojos profundo, que puede irradiarse a la cabeza y aumentar al mover los ojos, la visión doble, la pérdida de visión, lagrimeo, picor y molestias oculares… los signos son la proptosis, esto es la salida de los ojos de las órbitas, que da un aspecto de ojos saltones, los ojos muy abiertos, enrojecimiento y edema de los párpados, bolsas palpebrales… obviamente no todos los pacientes tienen todos los síntomas, depende de la gravedad, así que si tienes algún problema de tiroides y notas el más mínimo síntoma ocular, lo mejor es acudir a un especialista cuanto antes. En esta fase hacemos los tratamientos médicos (Selenio, corticoides, radioterapia, nuevos fármacos, etc) para controlar la inflamación y evitar secuelas.

Después entramos en la fase sin inflamación, en ella solo tendremos síntomas si hay secuelas de la primera fase (ojos saltones, ojos muy abiertos, bolsas palpebrales…). En esta fase hacemos tratamientos quirúrgicos si son necesarios (descompresión orbitaria, cirugía del estrabismo, cirugía de retracción palpebral, cirugía de las bolsas, etc.).

 

¿Se puede prevenir la orbitopatía tiroidea? ¿Cuál es su tratamiento?

  • La única prevención comprobada conocida en la actualidad es el buen control hormonal (niveles de hormonas tiroideas) y evitar el tabaquismo, en pacientes que padecen alguna enfermedad tiroidea (¡no solo hipertiroidismo! lo comentamos en el siguiente punto). Estamos de acuerdo que lo primero no depende solamente del paciente, para esto tendremos la ayuda de los médicos de familia y los endocrinólogos que harán los controles de estas hormonas mediante análisis e irán ajustando los tratamientos. Respecto a lo segundo, sí que depende en gran medida del paciente, es fundamental dejar el tabaco si se padece un problema tiroides, sabemos que los pacientes que fuman tienen más riesgo de sufrir una orbitopatía, que además será más grave, y que responderá peor a los tratamientos, así que, si fumas, ¡ya tienes otra buena excusa para dejarlo! Y no olvides que puedes pedir ayuda a tu médico si no lo consigues por ti mismo/a. Por último, si un paciente con un hipertiroidismo que no se controla con medicamentos va a someterse a un tratamiento con radioyodo (Yodo radiactivo) por parte de su endocrino, es conveniente realizar una visita previa con un especialista en órbita para que éste de su opinión, ya que este tratamiento puede provocar o empeorar una orbitopatía pre-existente y existen formas de prevenirlo.

 

Finalmente, algunos mitos falsos sobre la orbitopatía de Graves…

  • Después de varios años tratando pacientes con oftalmopatía asociada al tiroides, me he encontrado algunas cuestiones que crean confusión entre los pacientes, e incluso entre sus médicos de familia o endocrinos, y que creo que merece la pena aclarar. Es cierto que la gran mayoría de pacientes siguen un patrón clásico, este patrón nos dice que los pacientes suelen ser mujeres de mediana edad, que padecen un hipertiroidismo y a los pocos meses comienzan con problemas oculares, y que la afectación es bilateral, esta afectación dura unos cuantos meses, y después cede, pudiendo dejar secuelas si ha sido importante, estas secuelas se pueden tratar con cirugía rehabilitadora. Pues bien, este es el cuadro del 80% de los casos, pero la experiencia nos dice que hay pacientes que se salen de este patrón, yo siempre lo resumo con una frase: “todo es posible en la orbitopatía tiroidea” … pero si queréis podemos concretar más:
  1. La orbitopatía de Graves puede afectar a pacientes de cualquier edad, desde niños a ancianos.
  2. La orbitopatía tiroidea puede afectar a un solo ojo.
  3. La oftalmopatía asociada al tiroides puede ocurrir en pacientes con hipotiroidismo, o incluso en pacientes con función tiroidea normal.
  4. Después de la fase activa entramos en la fase inactiva, sin inflamación y en la que solo tendremos las secuelas que hayan quedado, pues bien, aunque es raro, la fase activa puede volver y hay casos descritos de reactivaciones incluso años después.

 

Acerca del autor:

Deja un mensaje

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

EMPIEZA A ESCRIBIR Y PRESIONA ENTER PARA BUSCAR